Recuerdos de las vacaciones (III)

Camisetas. Las ves en la tienda, muy chulas, de muchos colores, con la foto del monumento y el nombre de la ciudad/país. Y la compras. Y acaba en el armario y con suerte puedes ponértela un par de veces (o más si te gustan llevarlas).

No es mi caso, he comprado alguna vez camisetas de localidades que he visitado o me han regalado camisetas y en alguna ocasión las he llevado puestas. Pero ahora las camisetas las intento evitar.

Y también intento no regalarlas. Hay que acertar con la talla, que a la otra persona le guste y que sepas que se la va a poner. Además, hoy en día en los que elegimos Ryanair para volar y el peso de la maleta cuenta hasta el gramo, casi prefiero regalar un objeto más pequeño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>