Archivo de la categoría: Emirates

Ruta de viaje

Ya de vuelta a España y tras haber superado en gran medida el jet-lag, puedo hacer un cálculo aproximado de la distancia recorrida en avión para llegar a todos los puntos de mi viaje.

En concreto, las ciudades visitadas han sido Sydney, Cairns, Hobart (Tazmania) y Melbourne en Australia y Wellington y Auckland en Nueva Zelanda. Y la distancia total del viaje ha sido superior a la de dar una vuelta a la Tierra ya que sobre el mapa, han sido unos 46500 km, pero en realidad la distancia es superior ya que muchas veces las rutas aéreas sobrevuelan las costas de los paises y no un mar o un océano entero, como se ve en el mapa (para el cual he usado la siguiente web).

Por separado, las rutas de avión, con las paradas intermedias, han sido las siguientes:

  • Madrid – Dubai – Bangkok – Sydney (aprox 25.5h)
  • Sydney – Cairns (aprox 3h)
  • Cairns – Melbourne – Hobart (aprox 6h)
  • Hobart – Melbourne (aprox 1h)
  • Melbourne – Wellington (aprox 3.5h)
  • Wellington – Auckland (aprox 1h)
  • Auckland – Sydney – Dubai – Madrid (aprox 30h)

Para ello, Emirates, Qantas y Air New Zealand han sido las compañias con las que he volado y entre los aviones, grandes como el nuevo Airbus A380 o el Boeing 777-300ER a normales como el Boeing 737 y pequeños como el Dash 8-400, aunque no se si también use algún otro Airbus en lugar de los Boeing.

Historia de una maleta

Si alguien tenía que haberse quedado en Madrid, hubiera apostado por mí, pero no ha sido así. Mira que he volado veces y con compañías basante diversas (facturando siempre) empezando con Iberia en mi primer vuelo para finalmente acabar con Emirates. En el camino puedo citar a Ryanair en varias ocasiones, American Airlines, Iberia, Swiss, las de bajo coste Blueair y WizzAir, etc..

Y nunca había tenido ningún problema… hasta ahora. La protagonista de esta historia es una maleta. Tiene la peculiaridad de que es un poco “llamativa”, pero era la única que había en la tienda que fuera grande, manejable y que aguantase los golpes. Esta maleta se despidió de mí en Madrid, ya que tomábamos caminos distintos: yo al avión, con comida y bebida y ella a la bodega de carga,fría y sin luz. Pero las historias siempre se complican y en este caso, el destino de la maleta cambió.

Cuando su dueño aterrizaba bastante cansado en Sidney, descubría lo que nunca quiere descubrir uno en el aeropuerto, que su equipaje no está. Toca reclamar en el mostrador, y hay que hacerlo en otro idioma. Ahí es cuando uno descubre que la maleta había decidido disfrutar de un día más en Madrid, quien sabe si por el clima, por miedo a ir en la bodega o por si la abrían en la aduana (de esto tengo que hablar…), y que no había sido cargada en el avión. Mira que había transbordos posibles donde perderse, que se la podia llevar alguien, que se podía haber roto, pero no, se la han tenido que dejar en Barajas. Comenzamos bien la andadura australiana. Rellenar un informe, descripción de la maleta (bendita foto, como para descibir “eso”, datos (y luego me dí cuenta que estaba mal el movil mio), que si en 3 días no llega me dan tantos $ al día (iluso de mí).

Al llegar al hostal, llamadas a España para ver si el seguro cubre algo, comprar algo de ropa para pasar hasta que reciba el resto y esperar.

Pero el reencuentro, sorprendentemente, ha sido bastante rápido. Tras un día y poco, la maleta ha llegado a su destino, intacta y sin pasar por la aduana, eso sí, con una bonita etiqueta de “Urgente” en el asa. Digo sorprendentemente ya que no es que esté precisamente cerca, ahora miraré con más detalle la etiqueta de la maleta para ver si la cargaron antes de la reclamación (que habrá sido eso) en el vuelo posterior al mio o tras la reclamación (cosa que no dudo porque si no, no me cuadran las horas). ¿Causas del abandono de mi maleta? Quien sabe, desde la propia chica del mostrador de facturación a algún subcontradado del aeropuerto, a saber.

La verdad es que el servicio de búsqueda de Emirates es bastante efectivo ya que el chico que me atendió, al no saber nada dóne puede estar mi equipaje, tras preguntarme por los datos del vuelo, mandó un aviso a los 4 aeropuertos implicados y el sistema automáticamente respondió que posiblemente estuviera en Madrid (sin confirmación oficial), pero que no me perocupara. Te proporcionan además un teléfono de asistencia, un número de seguimiento y una página web en la que se puede consultar el estado de la reclamación, y por teléfono te avisan previamente de la situación (se ve que por la noche llamaron al contacto del hotel para informar de que estaba localizada, a mi me lo han comunicado los del hotel sobre la hora de comer)

Madrid – Sidney

Bueno, en realidad ha sido Madrid – Dubai – Bangkok – Sydney.

Si sumamos, han sido unos 19000 km aproximados, 22 horas encerrado en el avión y si sumamos transbordos, unas 26 horas totales.

La compañia con la que he volado ha sido Emirates, y los aviones en ambas ocasiones han sido Boeing mod. 777-300ER. La verdad es que los aviones en general son bastante modernos y buenos (similares al que me tocó cuando volé hacia San Francisco). En el asiento, además de las típicas revistas que lees para pasar el rato si no tienes ningún entretenimiento adicional, hay disponible una pantalla con un mando para poder manejarla. Además, mi asiento contaba con un enchufe (110V, no me fié de conectar el portatil), pero que puede nunca está de mas. Para no volvernos locos con la pantalla, tenemos disponibles una revista adicional con la que podremos consultar toda la programación (películas, series, programas, musica, juegos, etc..). Entre las películas disponibles, bastante nuevas (y disponibles en varios idiomas): The amazing Spiderman (esta la ví en inglés ya que no había español y en el 2º avión si que estaba disponible en español), Brave, The Hunter Games…, cine clásico, cine Disney (practicamente todas), cine extranjero (asiatico, alemán, español, francés…)… casi 500 películas en total.

pantalla del avión

La imágen superior muestra la pantalla del 2º avión, bastante más moderna. Diferencias: el mando era mejor (tenía pantalla a color, un ratón para controlar el puntero, y la parte de atras era un teclado qwerty. Además el mando en sí es un teléfono que nos sirve para llamadas tanto externas (de pago), como para llamadas internas (a otro asiento). Además, en mi asiento me tocó un puerto usb (con el que cargué el teléfono, pero puedes conectar el pendrive) y un puerto ethernet (esto no lo pude probar).

El sistema ICE de las pantallas nos muestra Información de Emirates y Dubai, Entretenimiento y Comunicación, que nos permite mandar SMS, E-mails y llamadas (esto a la vuelta lo probare, que creo que tengo Wi-Fi en el avión, y la verdad, que uno de los canales disponibles me sorprendió bastante, ya que te permite acceder a las cámaras situadas en el exterior del avión y ver detalles como la superficie que estás sobrevolando, la vista frontal y la ya conocida posición simulada en un mapa. Ver el aterrizaje o despegue de uno de estos bichos con las cámaras estas cambia bastante.

En cuanto a la comida y atención de las azafatas, pues bastante buena. El trato es bastante similar al que se recibe en preferente de AVE. Al sentarnos tenemos disponibles la típica manta, cojín y auriculares (el el último trasbordo añadieron una bolsa con cepillo de dientes, antifaz y calcetines, aunque no se proque no la dieron en Madrid). Primero te proporcionan una toallita caliente, te dan la carta para que sepas el menú del vuelo y cuando toca el turno de comida, te pasan la bandeja y las bebidas (la peña se metía cada lingotazo…). La comida también bastante buena, completa, con cubiertos de metal, aunque estamos hablando de comida de avión y ello tiene sus inconvenientes: si estás situado al final del avión y un plato tiene bastante buena pinta, a lo que te toca a tí, ya está agotado :(.

No hablo de Business ni de First Class ya que no los he catado, pero telita lo que tienen ahí montado.

Otra cosa, el detalle del techo al apagar las luces, no lo había visto nunca, pero el techo está plagado de leds, imitando un cielo estrellado.

En general el vuelo bastante bien. Varias paradas que al final se agradecen ya que ayudan para estirar las piernas y andar un poco (y por ejemplo, en el aeropuerto de Bangkok, al tener Wi-Fi gratis, consultar el correo, Facebook y demás). La compañía se puede asemejar British o a cualquier otra, pero lo bueno vendrá a la vuelta 😉