Archivo de la categoría: Australia

Royal Botanic Gardens y alrededores

Aunque es poco lo que he visto de Sydney, parece una ciudad bastante tranquila (ambientalmente hablando) y, aunque el CBD está lleno de rascacielos, oficinas y hoteles caros, es posible encontrar grandes remansos de paz junto a ellos.

Ya he mencionado Hyde Park, un parque situado en Elisabeth St., pero posiblemente uno de los más famosos parques de Sydney, aunque no el mas grande, sea Royal Botanic Gardens. Dicho parque se encuentra situado al este del CBD y abarca desde el final de Elisabeth St. hasta la baháa. El parque está dividido en varias zonas y es un sitio perfecto para pasear, hacer deporte o incluso llevarse comida y sentarse al cesped o simplemente descansar al sol si acompaña.

La entrada es gratuita pero hay que tener en cuenta que la zona limitada al Botanic Garden está abierta hasta las 19h, cerrando la mayoría de las puertas a las 18:30, por lo que si tenemos que salir por una puerta determinada, tendremos que tener en cuenta el reloj para asi evitar dar una vuelta bastante grande.

En el interior del parque encontramos grandes extensiones de cesped en el que poder tumbarnos, bien cuidado, por cierto, e incluso bancos bien situados debajo de arboles o en laterales, donde poder descansar. Los caminos que tomar no estan prefijados, por lo que el libre albedrio es bienvenido y creo que hay disponibles rutas gratuitas con guias por el parque en horario de mañana.


Ver mapa más grande

Teneis más información en su página web: http://www.rbgsyd.nsw.gov.au/welcome/royal_botanic_garden

Sydney Sky Eye

Todo aquel que venga a Sydney y quiera disfrutar de unas buenas vistas de la ciudad, ha de subir al edificio más alto de la ciudad, la torre de Sydney.

En pleno centro financiero y rodeada de tiendas en las que nunca comprare (Gucci, Prada, Bvlgary…), en la planta 4 del comercial de Westfield (Pitt St.) podemos acceder al mostrador de la torre y acceder al observariorio situado a más de 250 metros de altura. Además del observatorio, hay disponibles otras atracciones, como por ejemplo un buffet libre en la parte superior de la torre con unas vistas de toda la ciudad.

Todos los detalles los tenemos disponibles en la página web de la torre y, como podemos ver, hay distintos tipos de entradas disponibles. Si sólo queremos subir al observatorio, podemos comprar la entrada individual (26$ taquilla / 18.20$ web) que incluye ademas la experiencia en 4D, un video sobre la ciudad. Si queremos ver otras atracciones como el acuario, podemos comprar las entradas combo para accerder a varias de estas atracciones y ahorrar dinero (Combos).

Si queremos hacer el Skywalk, podemos comprar la entrada en las mismas taquillas (65$) o bien podemos reservar plaza por internet (48.5$), consiguiendo un buen descuento y no tardando más de 5 minutos en ello. Tras hacer la reserva, recibimos un correo con el número de confirmación que no es necesario imprimir, con llevar el correo en el smartphone o el número apuntado es suficiente.

Con el número de reserva, nos dirigimos a la taquillas y allí nos darán el ticket final para el observatorio y el skywalk. Si tenemos suerte y llegamos antes de tiempo, es posible entrar en un grupo diferente al reservado. Tras subir en un ascensor bastante rapido, llegaremos a un mostrador donde rellenaremos un breve formulario, pasaremos un control de alcoholemia, podremos dejar todas nuestras pertenencias en taquillas adecuadas para ello y nos enfundaremos el traje que nos proporcionan alli. Una serie de consejos, pasamos un detector de metales y un escaner manual ya que no se puede llevar ningun objeto encima, nos colocamos un arnes en la cintura… y al exterior de la torre. La verdad es que es bastante segura y el arnes es mas que nada para evitar que alguien salte desde lo alto de la torre (con o sin paracaidas). Las vistas son bastante impresionantes y si el tiempo acompaña, se está francamente bien allí arriba, no se tiene sensación de frio.

La verdad es que la experiencia es bastante buena, aunque estaría mejor un poco más de “riesgo” en la atracción, pero está bastante bien.

 

Tiempo

Yo pensaba que aquí hace sol en esta parte del mundo y en esta época del año… pero me equivocaba.

Ya casi había olvidado lo que era llover, pero ayer lo volví a recordar y por las malas, ya que menuda la que cayó. Y hoy hace sol….

Bondi Beach

Sydney como tal no tiene playa, pero es tan grande, que los suburbios (si, así llaman a los barrios), también pertenecen a Sydney, y si queremos ir a la playa, tenemos que desplazarmos e ir a alguno de ellos para darnos un baño en el frio mar. Una de las playas de Sydney más famosas es Bondi y para llegar a ella, podemos ir bien en el autobús o en el tren desde la ciudad. Si optamos por la primera opción, el billete sencillo (MyBus2 – Sections 3-5) sale por 3.5$ y se puede comprar en cualquier 7/Eleven o Convenience Store o incluso en el propio autobús (excepto en la líena 333) y desde Hyde Park podemos coger las líneas 333 o 380. La otra opción es un poco más cara, ya que hemos de tomar el tren hasta Bondi Junction y alli coger cualquiera de los dos autobuses anteriores o el 381. En este caso, el precio del billete son 2.10$.

Tras llegar a Bondi, tenemos disponible una playa bastante grande, no muy abarrotada de gente y en la que además se puede hacer surf si se sabe o apuntarse a algún curso para aprender a hacer surf. Además, aparte de la zona de la playa, hay disponibles bastantes zonas de cesped donde poder tumbarse, hacer picnic o incluso descansar y tumbarse al sol.

Aunque las corrientes pueden ser fuertes, ya que la playa está llena de surfistas y ellos necesitan de buenas olas para hacer surf, es posible darse un baño si uno tiene cuerpo para soportar la temperatura del agua. Dependiendo del día, ésta estará más o menos fría, pero tras un breve tiempo dentro del agua, el cuerpo se aclimata y se está francamente bien. Luego al salir es otra historia, ya que si el día no sale soleado, si sopla un poco de viento, se siente un poco de frío.

De compras en el supermercado

La verdad es que el tema tiendas lo voy a dejar de lado (de momento), pero me voy a centrarn un momento en lo más importante para todo estudiante que se encuentra en un país extranjero: sobrevivir. En especial, de aquellos que nos encontramos en residencias o pisos compartidos y que dependemos de nosotros mismos para cocinar.

Lo primero que hacemos al llegar al piso o residencia, es recorrer la zona en busca de las tiendas más baratas. En mi caso, aunque tengo tiendas de fruta y verdura más pequeñas, recurro a Coles, que es nuestro Simply o Mercadona. En él, podemos encontrar desde el pan, la fruta o la verdura, a carne, congelados o articulos de primera necesidad. Pero a que precios…. Si lo comparamos con España, Australia (y Sydney), es un pais “caro”. Caro para nosotros, ya que puede que un Aussie, este acostumbrado a estos precios. Por hacernos a la idea, en la compra de hoy, 2 barras de pan (unos 20cm) han costado 3$ ambas, el kg de manzana roja, la más barata, son 2$ y la naranja creo que han sido 1.5$ el kg.

El precio de la carne no lo quiero ni mirar, pero he visto unas bandejas de filetes que marcaban 22$ (y habia 3 y pequeños), pero 250gr de jamon york de la marca “economica”, salen por 5$ (si, 20$ el kg). Hasta el aceite (español, eso si), es carisimo: 250ml de aceite virgen extra son 5$!!. En mi caso, y para salvar la economía, he optado por bajar un poco la calidad y el aceite normal sale por 4$ el medio litro.

Menos mal que este pais se ha culturizado y sabe importar artículos buenos y que realmente son de primera necesidad: he encontrado Nutella y si, me he comprado un bote, que para el tentempie de media mañana será de gran ayuda (eso sí, también un poco carilla, ya que ronda los 3.5$).

Aun así, si se sabe buscar, también abundan las ofertas y gracias a ellas, la compra es más barata :). Por ejemplo, si vamos a nacesitar varias unidades de un mismo producto, podemos encontrar descuentos por volumen (generalmente comprando dos o tres unidades) y si se acude a ultima hora, es posible encontrar buenos precios en productos cuya fecha de caducidad está proxima. Gracias a ello, he podido comprar unos yogures que están tremendos y que me han salido por 1$ el pack en lugar de los casi 3$ que costaban sin el descuento (hoy ya estaban a su precio normal…)

Harbour Bridge y Opera House

Quizá son los dos iconos de Sydney (o al menos uno de ellos lo es) y es posible que al menos todos hayamos visto una imagen de uno de ellos. Hablamos del Opera House y del Harbour Bridge, que os muestro en el siguiente panorama.

Partiendo de Central Station y dirigiéndonos hacia el norte de la ciudad llegaremos al edificio más famoso de Sydney, el Opera House. Para llegar hasta ellos, podemos subir por Elisabeth St. hasta Hyde Park para recorrerlo de sur a norte y seguir por Macquarie St. saliendo directamente a la Opera, o subir por Castlereagh St., Pitt St. o George St., paralelas a Elisabeth y que acaban en Circular Quay Station, punto de partida de los ferrys que han de cogerse para ir a distintos lugares de Sydney (Taronga Zoo, Manly Beach, etc..).

Desde el Opera House tenemos una vista bastante buena del Harbour Bridge y de North Sydney, situado en la otra orilla de la bahia. Ademas, la vista del Skyline del CBD es bastante buena y, si tenemos la ocasión, coincidir con algun crucero aparcado en la terminal internacional de pasajeros.

En Quay Station tenemos disponible ademas un puesto de informacion turistica, donde pedir informacion sobre sitios a visitar y obtener mapas de la zona y subiendo por la orilla contraria al Opera House llegaremos al Harbour Bridge, pasando por delante del Museo de Arte Contemporaneo. Si no hay cruceros en el puerto, podremos pasar por la terminal hacia el puente y hacernos fotos con el Opera House de fondo.

Llegando finalmente al puente, tenemos un pequeno parque donde poder descansar tumbados en el cesped y desde el que poder ver la impresionante estructura del puente. Para los mas valientes (y ricos) existe la posibilidad de recorrerlo por el arco superior en un trayecto que dura unas 2 horas. De tener energias suficientes, tambien se puede recorrer a pie o en bicicleta.

Los primeros dias…

Pues esto depende de la gente. Yo el primer día, al llegar al hostal/residencia, pues decidí optar por pillar un mapa y patear las calles hasta llegar al Opera House y así saber el tiempo que se tarda en llegar, además de para familiarizarme con la zona. Otra de las razones por las que me fui a andar, fue para combatir el jet-lag (además necesitaba ropa).

Sydney esta bien estructurado (al menos el CBD o Central Business District). Tienes varias calles principales que suben hacia el Opera house y otras importantes que las cruzan, más o menos cuadriculadas, en las que podemos encontrar bastantes restaurantes, tiendas normales y tiendas famosas, sobre todo en Pitt St., lugar del Sydney Tower Eye y varios centros comerciales, en donde podemos encontrar casi cualquier tienda de ropa (y sí, hay un Zara). En la siguiente foto tenemos una vista de la calle desde uno de los pasos elevados que unen dichos centros comerciales.

El horario de apertura de las tiendas es bastante curioso, ya que muchas de ellas a las 19h cierran el sábado (ya podrian aprender en Españaa), con horarios de apertura similares a los nuestros. En cambio, en Pitt St. encontré todas las tiendas abiertas el domingo por la mañana, cosa de agradecer cuando no tienes la maleta, cerrando las tiendas a las 16h aproximadamente (esto desgraciadamente lo aprenden de la forma mala).

La verdad es que hay bastante gente por la calle y en general en los parques y en las zonas bastante famosas y si, aunque estamos en la otra punta del mundo, hay españoles y se nos detecta fácil :), muchos que estan aqui por varios meses, otros con la beca por un mes o mes y poco y otros que llevan bastante más tiempo.

Por cierto, no puede faltar: ya tengo fichada la tienda que salva al que necesita internet aqui de forma rapida xD

 

Historia de una maleta

Si alguien tenía que haberse quedado en Madrid, hubiera apostado por mí, pero no ha sido así. Mira que he volado veces y con compañías basante diversas (facturando siempre) empezando con Iberia en mi primer vuelo para finalmente acabar con Emirates. En el camino puedo citar a Ryanair en varias ocasiones, American Airlines, Iberia, Swiss, las de bajo coste Blueair y WizzAir, etc..

Y nunca había tenido ningún problema… hasta ahora. La protagonista de esta historia es una maleta. Tiene la peculiaridad de que es un poco “llamativa”, pero era la única que había en la tienda que fuera grande, manejable y que aguantase los golpes. Esta maleta se despidió de mí en Madrid, ya que tomábamos caminos distintos: yo al avión, con comida y bebida y ella a la bodega de carga,fría y sin luz. Pero las historias siempre se complican y en este caso, el destino de la maleta cambió.

Cuando su dueño aterrizaba bastante cansado en Sidney, descubría lo que nunca quiere descubrir uno en el aeropuerto, que su equipaje no está. Toca reclamar en el mostrador, y hay que hacerlo en otro idioma. Ahí es cuando uno descubre que la maleta había decidido disfrutar de un día más en Madrid, quien sabe si por el clima, por miedo a ir en la bodega o por si la abrían en la aduana (de esto tengo que hablar…), y que no había sido cargada en el avión. Mira que había transbordos posibles donde perderse, que se la podia llevar alguien, que se podía haber roto, pero no, se la han tenido que dejar en Barajas. Comenzamos bien la andadura australiana. Rellenar un informe, descripción de la maleta (bendita foto, como para descibir “eso”, datos (y luego me dí cuenta que estaba mal el movil mio), que si en 3 días no llega me dan tantos $ al día (iluso de mí).

Al llegar al hostal, llamadas a España para ver si el seguro cubre algo, comprar algo de ropa para pasar hasta que reciba el resto y esperar.

Pero el reencuentro, sorprendentemente, ha sido bastante rápido. Tras un día y poco, la maleta ha llegado a su destino, intacta y sin pasar por la aduana, eso sí, con una bonita etiqueta de “Urgente” en el asa. Digo sorprendentemente ya que no es que esté precisamente cerca, ahora miraré con más detalle la etiqueta de la maleta para ver si la cargaron antes de la reclamación (que habrá sido eso) en el vuelo posterior al mio o tras la reclamación (cosa que no dudo porque si no, no me cuadran las horas). ¿Causas del abandono de mi maleta? Quien sabe, desde la propia chica del mostrador de facturación a algún subcontradado del aeropuerto, a saber.

La verdad es que el servicio de búsqueda de Emirates es bastante efectivo ya que el chico que me atendió, al no saber nada dóne puede estar mi equipaje, tras preguntarme por los datos del vuelo, mandó un aviso a los 4 aeropuertos implicados y el sistema automáticamente respondió que posiblemente estuviera en Madrid (sin confirmación oficial), pero que no me perocupara. Te proporcionan además un teléfono de asistencia, un número de seguimiento y una página web en la que se puede consultar el estado de la reclamación, y por teléfono te avisan previamente de la situación (se ve que por la noche llamaron al contacto del hotel para informar de que estaba localizada, a mi me lo han comunicado los del hotel sobre la hora de comer)

Hacia un nuevo continente

Pues a Oceania que me voy.
¿Y por qué allí? Porque es una oportunidad que me ha salido, porque no he estado y es posible que no hubiese ido nunca y porque me gusta viajar.

¿Oportunidad? Voy con una beca de idiomas, así que es una buena oportunidad.
¿No ibas a ir allí nunca? Pues para que engañarnos, no. Está lejos, es caro y necesitas tiempo para visitar los sitios decentemente.
Y si, me gusta viajar y conocer nuevos paises (la cabecera muestra lugares donde he estado previamente)

Otras veces ya he tenido un blog y al final ha acabado falleciendo, pero la idea es mantener este, tanto para que los seres queridos sepan que sigo vivo (al menos durante mi estancia) y también para comentar cosas de los viajes pasados, presentes y futuros (organicación, sitios, planings..)

La ruta algunos ya la conoceis, otros la ireis conociendo sobre la marcha 😉

Así que ahora me prepararé para ir a Madrid a pillar un avión que, tras unas cortas 26 horas de vuelo, me dejará en la otra punta el mundo (bueno, casi, porque según http://www.antipodemap.com/, las Antípodas de Madríd coinciden con la isla norte de Nueva Zelanda, así que la vuelta si que será casi desde las Antípodas)